sábado, 12 de noviembre de 2016

Escritos de té

Plástico mojado. Cuando cae el agua de la fragua vulcanista veo el plástico mojado, inmune ante tales e insufribles temperaturas y con esa decoración tan "extravagante" propia de un recipiente comprado en un supermercado.

A la vez observo ese color raro que le dan todos aquellos trozos de vegetal, ahogándose por el bien de este sabor que ahora está dentro de mi boca y que en pocos minutos recorrerá mi cuerpo de arriba abajo como un tren Madrid-Segovia hace por entero su camino.

Este vaso de agua, un simple vaso de agua que te trae recuerdos con su vaho y su calor, que en sí lo ves innecesario, es lo que te hace falta en una sesión de Perkeo.

Un recipiente innecesario que te adentra en un mundo mejor y privilegiado, más rico, porque donde hay letras hay té y donde hay té es en este vaso.

Rafael Álamos
Bachillerato

Inexistente. Esa es la más acertada y completa descripción sobre mi vaso de té. Una palabra que lo dice todo. ¿Cómo describir algo que no existe? Si existiera habría muchas, pero muchas formas de describir cómo es. Podrían resaltarse sus cualidades, mencionar cómo el tenue vaho surge del agua caliente, cómo poco a poco, lentamente, se va tornando amarillento el antes translúcido color.

Luego, podría narrar la explosión de amargor en mi boca o el calor casi capaz de derretir mis papilas gustativas. Más adelante también podría comentar lo mal que suele sentarme a la larga; esa es la razón por la cual yo no tomo té.

Algo que con anterioridad no he hecho es preguntarme de qué sabor sería mi té. ¿Sería té verde? ¿Té negro? ¿O tal vez té de jazmín? Lo más probable es té verde, puesto que es el único que a día de hoy hay en Perkeo.

Bueno, en verdad no sé la razón para escribir tanto sobre todo esto, después de todo, mi té es inexistente.

Fernando García Caraballo
Grado Superior

No parece nada más que un vaso de plástico corriente…

Como todo vaso de plástico, tan sólo sirve para llenarlo unas cuantas veces de algo, en este caso de té. Tampoco puedes tener un vaso de plástico eternamente, tan solo puede servirte un par de veces.

Estos factores son los que diferencian estos vasos de los de cristal, que tienen muchísimo más valor.

Sale de él vapor, que queda además reflejado en el propio vaso. Contiene agua caliente y un saco de té verde, de ahí que el agua adopte ese color (el verde).

Es de tamaño medio en cuanto a altura y grosor y, en definitiva, ya que presenta todas las características que tienen vasos corrientes, puedo decir que es eso: un vaso corriente.

Andrés Aparicio
Bachillerato

Nunca me percaté de sus ojos verdes como esmeraldas. Quizá porque estuve cegado por la luz que desliga su cilíndrico contorno. (Me encantó arropar con mis manos ese vestido traslúcido que cubría su tan húmeda piel).

Su cabello era el humo más abrasador y aromatizante que jamás sentí. Y ¿sus labios? Perfectos. Tan redondos y finos que sentía un hambre voraz de tan solo pensar en besarlos.

Se componía de agua en un setenta por ciento; quizá por eso tuve ganas de beberme hasta la última gota de su sed, de su ser, de su más pura esencia.

Qué pena que se tornaran amarillos sus ojos. Amarillo víbora. Víbora porque al beberme de un trago su naturaleza me envenenó el alma y tuve que suicidarme en este texto.

Sí, el té me sienta fatal.

Aarón Toral
Bachillerato


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada